En los medios

A curious physicist has discovered an unexpected link between theoretical block collisions and a famed quantum search algorithm.

Desde hace unos años, unas desconcertantes señales procedentes del hielo antártico inquietan a los científicos. ¿Se deben a una partícula elemental desconocida? ¿O la causa es el campo magnético terrestre?

Research reveals impact on river flow as forests age.

El Yarrabubba, en Australia, tiene 2.229 millones de años y se produjo en una época en la que la Tierra era como una bola de nieve

Ikerketa berri baten arabera, baso zingiratsuetan palma-olioa ekoizteko lurra prestatzeak eta palmondo gazteak hazteak landaketa helduek baino kalte askoz handiagoa eragiten diote ingurumenari, isurtzen diren berotegi-efektuko gasak bikoizteraino. Nature Communications aldizkarian argitaratu dituzte ikerketaren emaitzak.

Aunque la mayoría de educadores apoya su uso en EE. UU., varios estudios demuestran un impacto negativo en los resultados de los estudiantes. De hecho, las tabletas pueden disminuir su motivación o eliminar el aspecto colaborativo del aprendizaje. Y los alumnos con menos recursos son los más perjudicados

The far north is heating up twice as fast as the global average.

Científicos británicos proponen que el esperma se pueda donar post mortem, como sucede con los órganos, si la persona fallecida lo predispone. No solo es moralmente permisible, argumentan, sino que ayudaría a cubrir la demanda frente a la escasez de donaciones.

Earth’s earliest lands, hot and hellish, were sheltered from above. Researchers have found more evidence that our planet had a strong magnetic field 4.2 billion years ago, three-quarters of a billion years earlier than previously thought and just 350 million years after the Earth formed. The field would have shielded Earth, protecting its atmosphere from being stripped away by high-energy particles from the sun—and perhaps helping life gain a foothold.

Un equipo de astrónomos ha seguido el viaje del fósforo, un elemento esencial en el ADN, desde regiones de formación de estrellas hasta los cometas. Las observaciones se han realizado con el telescopio ALMA, en Chile, y la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA).