Archivo: ABC

Científicos secuencian el genoma de individuos de hace 4.000 años y encuentran a sus descendientes actuales