Archivo: SINC

La sinestesia grafema-color es un fenómeno complejo que ocurre cuando las letras, palabras o números evocan colores. Si lo que se evoca es el blanco, el negro o el gris se denomina sinestesia acromática. Una investigación en la que participa la UNED ha estudiado las peculiaridades de esta modalidad y sugiere, entre otras cosas, que el cerebro de las personas con sinestesia procesa de manera diferente el color físico del color sinestésico.

Un equipo de investigación ha encontrado en la República Democrática del Congo el foco desde donde se propagó el VIH-1. Con la explosión del número de hombres trabajadores en las colonias europeas creció la prostitución, el virus se contagió rápidamente a través de jeringuillas en los centros sanitarios, y las nuevas redes de transporte en la zona lo expandieron desde África al resto del mundo.

El investigador del CSIC Carlos Duarte ha llevado a cabo un estudio que indica que el uso de ocre rojo y conchas marinas con fines ornamentales y artísticos contribuyó al desarrollo del pensamiento simbólico y tuvo una importancia directa en la evolución humana.También asegura que la ingesta accidental de pigmentos ocres y una alimentación que incluía moluscos y otros mariscos aportaron los nutrientes esenciales para el desarrollo temprano del cerebro.

Investigadores de la Universidad de Chile han publicado un trabajo en la revista ‘PLOS Biology’ en el que describen por primera vez los huesos de la muñeca de los dinosaurios que han evolucionado a las alas de las aves. Para ello han analizado colecciones de huesos fósiles de dinosaurios y aves primitivas y embriones en desarrollo de siete especies de aves modernas.

Tres años después de que el buque Hespérides regresara a España culminando la vuelta al mundo de la expedición Malaspina, los científicos tienen una idea cada vez más clara sobre cómo funciona el océano global y cuál es su estado de salud. En concreto, la entrada de contaminantes procedentes de la atmósfera no se limita a las zonas costeras, sino que se produce también en las zonas más remotas del planeta y ya ha empezado a afectar al ecosistema oceánico.