Archivo: Next

El astrofísico y experto en la carrera espacial Daniel Marín analiza el último anuncio del presidente de Estados Unidos sobre el destino de recursos militares al espacio y sus posibles consecuencias.

La sevillana Clara Grima es un referente en la divulgación de las matemáticas. Su cruzada para combatir el odio a los números llega ahora en forma de libro con sabor friki, “¡Que las matemáticas te acompañen!”.

Un nuevo programa pondrá a disposición de las flotas la información recopilada a través de satélites para ayudarles a localizar los bancos de peces y reducir el número de capturas de especies protegidas.

Un equipo de investigadores ha medido los aumentos de temperatura que experimentan los vehículos al cabo de una hora de exposición al sol y el tiempo en el que un niño encerrado dentro sufriría consecuencias fatales.

Nuevas pruebas indican que la primera de las grandes extinciones masivas que sufrió la Tierra se debió al enfriamiento y posterior pérdida de oxígeno de los océanos y no a una supernova.

El investigador español José Cernicharo y su equipo investigan cómo se forman y evolucionan las partículas de polvo cósmico a partir de las cuales nacen las estrellas y planetas. El documental “Nanocosmos: un viaje a lo pequeño” refleja con detalle esta increíble aventura.

Una variación genética que sirvió a las primeras poblaciones humanas a adaptarse al frío del norte está estrechamente asociada a la prevalencia de los fuertes dolores de cabeza. Los investigadores sospechan que este cambio explica la distribución de la migraña.

A medida que avanza la neurociencia, los experimentos se mueven más cerca de los límites éticos. La posibilidad de cultivar minicerebros, generar quimeras con neuronas humanas o mantener con vida cerebros fuera del cuerpo ha puesto el debate encima de la mesa.

Se trata de estructuras en forma de nodos llamadas i-motifs que aparecen transitoriamente en las cadenas de ADN y podrían tener un papel importante en la activación de genes.

Dos experimentos muestran que la microgravedad de Marte y la hipergravedad en exoplanetas provocan que las plantas desarrollen células de diferente tamaño y cambios más radicales que en la ISS.