Archivo: El Independiente

Si la dosis hace el veneno, el azúcar es un tóxico mortífero. En el siglo XVIII el consumo era de 4 kilos por año y habitante. Hoy ronda los 70 kilos. Rebosante en refrescos, bollería y alimentos procesados, el azúcar baña la dieta de los países opulentos. Las consecuencias son epidémicas. Un tercio de la población mundial es obesa o con sobrepeso y 360 millones sufren diabetes tipo 2.

El cerebro de las madres se reestructura con el embarazo para relacionarse mejor con el bebé y protegerlo con eficacia. Estos cambios se mantienen durante al menos dos años después del parto.

Darles comida a mano es la única manera de controlar los 31 tiburones y 72 rayas que moran esta zona del acuario, que reproduce el ambiente del océano Atlántico. “En la mayoría de los acuarios tienen un ejemplar o dos de cada especie. Nosotros hemos conseguido mantener auténticos grupos, y eso sólo es posible alimentando de forma individual a cada animal”, explica.

Hace 10 años se rompió el cuello en un accidente de coche y desde entonces no siente su cuerpo. Ahora percibe como propia la mano biónica que tiene acoplada al cerebro y distingue qué dedo le están tocando. Por primera vez en la historia la tecnología ha devuelto el tacto a un humano.

Sólo en 2016, el telescopio Kepler descubrió un centenar de planetas potencialmente habitables más allá de nuestro Sistema Solar. Pero hacer las maletas hacia cualquiera de ellos resulta completamente imposible. “Con el actual progreso de la tecnología no podremos llegar nunca a cualquiera de ellos”, señala el astrofísico y divulgador Javier Armentia.